Archivos de Categoría: Terminos

Huevos de Pascua

 Joyas de vitrina que fabricó el joyero ruso Carl Fabergé para el zar, en gran cantidad (más de setenta, entre 1880 y 1916) y en infinidad de modelos. Por lo general, eran de oro y esmalte translúcido, sobre fondos guilloché, y eran un obsequio del zar a su esposa o a su madre viuda, con ocasión de la celebración de la Pascua de Resurrección, y en los que se conmemoraba algún hecho importante de la vida familiar imperial.

Michael Perchin y Henrik Wigström son los principales joyeros que realizaron los Huevos dePascua para los zares. En el taller de los Fabergé se realizaron casi toda clase de joyas y objetos de arte, pero la joya de la producción es la colección de setenta Huevos de Pascua. Estos huevos son el resultado de un trabajo colectivo que une la destreza e ingeniosidad de artistas, escultores, miniaturistas, joyeros, talladores de piedras y esmaltadores…

Lalique, René Jules

   (Ay, 1860-París, 1945): Destacado diseñador y realizador de joyería y cristalería, que se convirtió en el líder del estilo art nouveau en joyería. Hijo de un mercader, al morir su padre y dado su talento para dibujar, su madre decidió que entrara a aprender el oficio en el taller del orfebre y platero parisino, Louis Aucoc. Además, fue alumno de L’École des Arts Décoratifs, hasta 1878 y, luego, fue a estudiar a una escuela de arte londinense hasta 1881, año en que regresa  a París y comienza a realizar trabajos por su cuenta, para grandes firmas y joyeros, como Cartier,

Boucheron, Aucoc y otros. En 1884 se asocia con Varenne y participa en la Exposición nacional de las artes industriales, organizada con motivo de la presentación de los diamantes de la Corona en la Sala de los Estados del Louvre, recibiendo la felicitación de Alphonse Fouquet como diseñador. Al año siguiente se hace cargo del taller de Jules d’Estape y se instala como joyero. Sus joyas reproducen motivos de rocalla del siglo xviii o se inspiran en el naturalismo de Oscar Bassin, siendo vendidas algunas de ellas en la Casa Cartier o de Frédéric Boucheron. En la Exposición Universal de 1889, Lalique figura como colaborador de numerosos joyeros (Vever, Boucheron, Bourdier). Junto a su producción naturalista figuran joyas inspiradas en los diferentes movimientos que prevalecen en el siglo XIX (renacimiento, siglo xviii francés, arte japonés, etc.). A esta formación siguen años de madurez e investigación buscando medios de expresión más original y personal. Entre 1891 y 1894, realiza varias piezas que le había encargado la actriz Sarah Bernhardt, entre otras un par de conjuntos de joyas que ésta luciría en el estreno de Iseo y Cismonda.

 

 

Leer más ...

William Harper

William Harper, La tentación de San Antonio.

Esmalte de oro cloisonné sobre plata. Refleja influencia de la cultura amerindia.

Estados Unidos, años 60.

Diamante en bruto

Extraído de una mina de Liberia un cristal octaédrico de diamante (2 cm) emergido de su ganga de lava, la kimberlita. Esta forma perfecta de cristal en doble pirámide es la más buscada: permite la talla de dos brillantes, uno por pirámide. Col. privada.

Yanes

Yanes: Importante firma y familia de joyeros, que comenzó su negocio a finales del siglo pasado, cuando Claudio Yanes (1881-1895), procedente de Malpica de Tajo, se traslada a Madrid, en 1875, y se coloca en una pequeña tienda de joyería de la calle Mayor. En 1881, abre su propio local, en la calle del Carmen, que en 1890 queda destruido en un incendio.
Con la ayuda de su hijo, Esteban (1895-1917), logra rehacer su negocio, quedando en manos de su hijo, al morir Claudio en 1895. Esteban regenta dos locales, ubicados en la calle Montera y la carrera de San Jerónimo, en uno de los cuales expone algunas de las joyas excepcionales, realizadas por encargo, como por ejemplo un pectoral para el obispo de Madrid, que se les encargó con motivo de la boda real, en 1906. Tres años después, Esteban es víctima de una violenta agresión en un atraco a uno de sus locales y fallece al poco tiempo.
Su yerno, Antonio Sarmiento, casado con su hija Manuela, se encarga del negocio, hasta que, entre 1914 y 1916, se incorporan sucesivamente al negocio familiar, sus hijos Andrés (comerciante), Esteban (1914-1970, encargado del taller) y Francisco (diseñador). Al morir Antonio, en 1922, el negocio queda en manos de sus sobrinos.
En 1931, Esteban, que había opositado a Aduanas, se hace tasador oficial de este Cuerpo en Madrid, y abre su propia tienda en la plaza del Ángel. Uno de sus hijos, Jesús (1933), se incorpora al negocio en 1947, desarrollando a partir de 1956 nuevas líneas y colecciones, ayudado por su esposa Manuela. Además, inaugura un lujoso local en la calle de Goya, que es quizá una de las más elegantes y famosas joyerías de Madrid de los años ochenta —en 1981, se celebró con gran solemnidad el centenario de la firma—.

Leer más ...

Redes Sociales

facebook youtube

Categorías articulos