Diccionario de Joyería
Autora: María Teresa Jiménez Priego
Menu

Las páginas de un Diccionario son un resumen, un compendio y una summa del saber humano puesto al alcance del lector. Por ello, existen personas −como Borges o Barthes− que no podían vivir sin ellos.

Los Léxicos, Vocabularios y Glosarios, desde la Antigüedad hasta nuestros días, han sido instrumentos del saber y del goce intelectual. Son, a la vez, jardines de delicias cerebrales, campos de referencias culturales y mentales

Antonio Bonet Correa,

 Director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando


“Picasso decía que la inspiración te debe encontrar siempre trabajando”

Y así fue.

Investigando en el archivo del monasterio de Guadalupe, en Cáceres, sobre Manuel de Larra y Churriguera, arquitecto, hallé −la inspiración me atrajo− un Códice de dibujos de Joyas, del siglo XVIII, que custodia el monasterio y que, tras largas investigaciones, afirmamos que su autor fue fray Cosme de Barcelona, monje jerónimo catalán, bordador y con conocimiento del dibujo.

Establecemos los paralelos con el Libro de Pasanties, de Barcelona y damos las mayores excelencias del/al extremeño.

En rigor, el Códice es un inventario ilustrado de las joyas que fueron regaladas a la Virgen de Guadalupe por devotos populares, aristócratas y reyes. Esto permite hacer un estudio del ámbito de difusión y devoción de esta imagen medieval.

Las piezas, reproducidas a tamaño y coloreadas según sus materiales, ofrecen una gran variedad y belleza, pudiendo ser modelo en su género.

Sin llegar a la riqueza del Códice de los Duques de Baviera, de Mielich, del siglo XVI, en Munich, con la reproducción en colores de las joyas de Ana, esposa de Alberto V de Baviera, puede comparársele con él en variedad, pero sin su alarde.

En la descripción de dichas joyas se usaban términos cuyo significado se desconocía y no me era posible hallar. Ello me indujo y determinó a iniciar la ingente y bella tarea de crear un Diccionario de joyería: meterme en el corazón y en lo profundo de cada civilización, de cada pueblo, sus expresiones, su gracejo, su sabor…

Exigió interminables consultas, estudios, viajes y visitas, incontables esfuerzos y, a cambio, produjo satisfacciones inenarrables que hacen confesar que merecía la pena.

La Autora


El Diccionario Ilustrado de Joyería, con la intención de promover y difundir la disciplina de la joyería,  mantiene la cuenta de correo electrónico  diccionario.joyeria@gmail.com  para recoger aportaciones que puedan mejorar el contenido en posteriores ediciones.

Esta misma dirección de correo electrónico recibe información de autores de joyería, con una breve información sobre la obra, currículum del autor (máximo una página DIN A4) y una muestra fotográfica de sus obras.