Pectoral en forma de escarabeo con cloisons horizontales en las alas policromas de lapis, turquesa y cornalina, de rara perfección

Los materiales empleados en la joyería egipcia se eligen según su simbolismo, que, con frecuencia, se une a su color. Las joyas funerarias son realizadas con materiales prescritos por los textos por sus propiedades mágicas. El oro, metal divino incorruptible, cuyo brillo evoca el del sol, es asimilado a la carne de los dioses y constituye una garantía de supervivencia para los muertos. Gran número de objetos de oro acompañan a las momias en su paso al más allá: máscaras que recubren su cara, sandalias, múltiples amuletos; sustituidos, para los más pobres, por pinturas. La luna pasa por ser el elemento constitutivo de los huesos de los dioses; las piedras de color verde (turquesa, jaspe y feldespato verde, olivina y serpentina), color de la nueva vegetación evocan la fertilidad, la vida renaciente, garantía de la vida eterna. El azul del lapislázuli evoca el cielo nocturno